Lo que nunca, nunca quisiéramos haber visto.




Esta es la imagen que tenemos desde esta parte, de uno de los picos mas emblemáticos de  nuestra Sierra de Segura.
Nuestro padre El Yelmo.


Por eso cuando el 3 de agosto de 2017 a media tarde empezamos a ver estas imágenes, se nos heló la sangre en las venas y nos dimos cuenta de lo que se estaba iniciando y que nunca, ni en nuestras peores pesadillas, quisiéramos haber visto.


El fuego se extendió y provocó la mas densa humareda que jamás se ha visto es nuestra querida Sierra.


Casi un mes mas tarde hicimos una rápida visita a las zonas quemadas y quedamos profundamente impresionados.


Han tenido que pasar varios meses para poder revisar estas terribles imágenes y colocarlas en este Blog.



Lo que más nos sorprendió en esta visita al terreno abrasado, fue el absoluto silencio que había por doquier.
No se oía nada de nada, ningún sonido de los habituales en el campo. Ninguno. Silencio total. 
Algún ruido lejano de algún automóvil y nada más.
Y así durante todo el tiempo que duró nuestra visita.
Muy, muy impresionante.



Las huellas del fuego eran abrumadoras. 
La corteza de vetustos y enormes pinos aparecía abrasada.




La pequeña vegetación del bosque había desaparecido.


Los mas mínimos resquicios de vida  por todas partes, se habían volatilizado.  


Todo calcinado.







La cumbre del Yelmo contempla la devastación.




El pueblo de Segura de la Sierra contempla a lo lejos el terrible daño infligido a su entorno.

Desde las primeras horas de esta grandísima desgracia circuló el rumor de que había sido provocada intencionadamente.

Perplejos, muy perplejos, queremos compartir estas imágenes.



No hay comentarios: